Ciudades mas importantes de Mexico

Mexico Distrito Federal
Guadalajara
Netzahualcoyotl
Monterrey
Puebla
Leon
Ciudad Juarez
Tijuana

Enfermeria y Mas Mexico > Enfermeria geriatrica en Mexico

Enfermeria geriatrica en Mexico

Enfermería Geriátrica

El incremento de la longevidad en los países más desarrollados ha dejado de ser una utopía para convertirse en una realidad. La enfermería geronto-geriátrica contribuye a los cuidados de salud de la población fundamentalmente para conseguir que la última etapa de la vida sea vivida de forma óptima, asegurando la satisfacción de las necesidades y el máximo nivel de independencia posible de las personas que envejecen. Y cuando la muerte
Es ya un proceso inevitable, acompañarlos a una muerte digna.

Cuestiones de terminología: enfermería gerontológica o enfermería geriátrica

En general, los términos Enfermería Gerontológica y Enfermería Geriátrica se utilizan para designar la especialización profesional en los cuidados dirigidos a las personas ancianas.
Aunque hasta hace unos años se hablaba únicamente de Enfermería Geriátrica, actualmente este término suele sustituirse o simultanearse con el de Enfermería Gerontológica. Algunos sectores de la profesión consideran que este último se ajusta mucho mejor a la orientación de los cuidados que se prodigan a los ancianos.
Mientras que la Geriatría es una especialidad médica, la Gerontología puede considerarse una especialidad pluridisciplinar que, en virtud de la especificidad de cada disciplina, pretende integrar los conocimientos sobre los diferentes factores que inciden en el proceso de envejecimiento humano para aumentar la comprensión de la persona que envejece y mejorar sus condiciones de vida.
Así pues, podemos afirmar que no existe unanimidad en la denominación de la especialidad, por el contrario observamos tres tendencias en la utilización de los términos:

  1. Enfermería Geriátrica como único término para designar los cuidados
    especializados a los ancianos.
  2. Enfermería Gerontológica para designar los cuidados preventivos y de
    promoción de la salud de las personas que envejecen. Por su parte, Enfermería
    Geriátrica se refiere a los cuidados dirigidos a personas ancianas enfermas o
    institucionalizadas.
  3. Enfermería Gerontológica como único término para designar los cuidados
    especializados a los ancianos.

Concepto de enfermería gerontológica

Se considera que la enfermería es un servicio a la comunidad en todas las edades de la vida, y se especializa en los cuidados a las personas que envejecen, indistintamente de su edad y situación de salud, con el fin de conseguir que el paso del final de la etapa adulta a la vejez y el discurrir de los últimos años de la vida se lleve a cabo en las mejores condiciones de salud posibles, incrementando los conocimientos, las habilidades y la motivación de la persona para afrontar los cambios físicos y psicosociales que aparecen durante el proceso
de envejecimiento. La Enfermería Gerontológica es una especialidad que se ocupa de la valoración de las necesidades de las personas ancianas, de la planificación y la administración de los cuidados para satisfacer sus necesidades, así como de la evaluación de la eficacia de dichos cuidados en el logro y el mantenimiento de un nivel de bienestar acorde con las limitaciones impuestas por el proceso de envejecimiento.

Fundamentos de los cuidados gerontológicos

La vejez es una etapa de la vida sobre la que existe una visión estereotipada y numerosos prejuicios que pueden condicionar las actitudes de las enfermeras y el tipo de cuidados que se prodigan a las personas ancianas. En este apartado veremos algunos de los fundamentos en los que se basa la atención gerontológica.

Las personas ancianas constituyen un grupo de población heterogénero

Habitualmente se habla de los ancianos como si éstos constituyeran un grupo homogéneo de la población que viven situaciones comunes de dependencia, de soledad y de desarraigo. Se trata sin duda de una visión estereotipada de la vejez; en realidad la vejez es una etapa muy amplia del ciclo vital que puede representar hasta una tercera parte de la vida de un individuo. Cuando nos referimos a la vejez, ésta incluye personas de diferentes generaciones que han vivido circunstancias socioculturales e históricas muy distintas. Por otra parte, también podemos hacer una distinción entre lo que sería el final de la etapa adulta y la transición a la vejez. Algunos autores nombran esta etapa como jóvenes-ancianos, y a la vejez propiamente dicha la designan como ancianos ancianos. Esta distinción tiene importancia para establecer programas específicos de prevención y de promoción de la salud para cada grupo.

La manera de percibir y de afrontar el propio envejecimiento tiene significados distintos para cada persona

La enfermera basa su contribución social en la promoción de la independencia en la satisfacción de las necesidades de cada persona y en la concepción bio-psico-social de la persona. La complejidad de cada individuo radica en cada una de estas dimensiones, pero sobre todo en su interrelación. La globalidad no es meramente la suma de sus partes, sino el resultado de un único ordenamiento y de una única interrelación de las partes. Éste constituye el principio fundamental de los cuidados individualizados.
Los cambios biológicos del envejecimiento primario y su repercusión en las capacidades funcionales, las tensiones psicosociales externas e internas propias de esta etapa exigen un esfuerzo de adaptación por parte de la persona que ha de buscar nuevas formas de enfrentarse a estas dificultades. La vejez forma parte de ese continuo que es toda una vida, y es el resultado de los cambios, los aprendizajes y la experiencia, etc. que la persona ha ido acumulando a lo largo de las diferentes etapas evolutivas. Estas experiencias configuran un bagaje vital que adquiere significaciones particulares para cada uno cuando llega la vejez. Hay tantas maneras de vivir la vejez como individuos existen. Obtener datos significativos de la historia de vida del anciano nos ayuda a comprender mejor su situación actual y, como veremos más adelante, nos permite utilizar la reminiscencia, o los recuerdos, en el marco de una relación terapéutica. Si bien podemos afirmar que hay necesidades que son comunes a todas las personas, la forma de satisfacerlas es particular y específica para cada individuo.

Escrito por CIEENZA S.A.S en Colombia para: Mexico